elsótanorock

CULTURA INDEPENDIENTE

Submitting Form...

The server encountered an error.

Form received.

SUSCRIBITE

cobertura

Allí Estaré

TOCH presentó

Voy a Encenderme

Studio Theater

Texto por Luis Parodi

Fotos por Fer Bazán

Arranca la caminata de regreso a casa en una noche de domingo, con las coloridas luces de los puentes del Bicentenario como horizonte próximo. Noche de domingo que prometía ser menos fresca de lo que en realidad es, pero por suerte cuento con el abrigo de la música. Pongo los auriculares en posición. Play. No es cualquier música la que me abriga en este regreso. Un breve repique de tambor le da lugar a la flauta china de Diego Cortez, en el comienzo de Voy A Encenderme. Los recuerdos inmediatos se abren como las flores en este comienzo de primavera, y me doy cuenta que la advertencia inherente al título acaba de cumplirse. Pero no se encendieron sólo ellos, arriba del escenario. Nos hicieron encender a todes.

El fenómeno de los TOCH es el fenómeno del crecimiento continuo. A través de estos años hasta este momento, el de presentación de su cuarto disco, no han parado de crecer en todos los aspectos que se les pueda ocurrir, y esa fue una de las sensaciones más fuertes con las que inicié ese camino a casa. Crecen en cantidad de convocatoria, con un Studio Theater realmente lleno (soy muy malo para calcular cantidades, pero creo que la expresión hasta las manos es la que más justicia le hace a la situación), al punto tal de que la cola de las personas que todavía no tenían entrada daba vuelta la esquina incluso minutos antes del comienzo del show.

 

Dentro de esa multitud que colmó sala, balcones y hasta el vestíbulo para no perderse el show había personas (y personitas) de todas las edades, representando verdaderamente esto de que se trata de un espectáculo apto para todo público. “Ama siempre al niño que hay en vos”, dice el estribillo de una de las canciones de Voy A Encenderme, en cuya presentación Andrés (popularmente conocido como Pepone) expresó desde la batería: “Todos somos niños acá”. No se me ocurre mejor manera de poner en palabras la energía palpable esa noche.

Pero no sólo crece la cantidad de gente. También crece la identificación de esa gente con la banda, con sus canciones. Al punto de hacerlas “sus” canciones, algo que puede notarse en las sonrisas que se dibujan, en la emoción que se cuela en las miradas al escenario. No sólo fueron celebradas con un estallido de júbilo las canciones que ya forman parte de los clásicos infaltables en cada una de las presentaciones, sino que también fueron coreadas -casi hasta el punto del rugido- las letras de estas nuevas canciones, regaladas al oído de la gente hace pocas semanas. Se perfilan así, incluso en este nuevo conjunto de canciones con un carácter más introspectivo, varias que pasarán a engrosar esa lista de clásicos. Si siguen así, dentro de poco para hacer entrar todas van a tener que tocar shows de tres horas de duración.

 

Otra variable que crece es la cantidad de músicos sobre las tablas. De esa formación de trío, que sigue siendo el núcleo y motor de su sonido -y a la que vuelven en algunas canciones-, a generar un verdadero despliegue con ribetes de big band. De movida nomás, con nueve músicos al unísono para interpretar la canción que abre y da nombre al disco, y que fue toda una demostración de lo que se vendría en el transcurso de la noche. Hay que saber, de todas formas, que este engrosamiento en las filas tochenses no se trata de un capricho o decisión “porque sí”. Movidos, por un lado, por la necesidad de representar en vivo la cantidad de capas sonoras que su música ha ido adquiriendo con el paso de los discos. Pero también por las fuertes relaciones que han ido construyendo a lo largo de estos años. Relaciones que hacen que, por ejemplo, un músico se venga desde Rosario para participar en un par de coros, por citar sólo un caso. Los Toch, evidentemente, son de esa clase de gente con la cual te dan ganas de tocar.

Y que cuando de presentar un disco se trata, no se andan con vueltas. Desde ese ya citado primer tema, sonaron uno tras otro los trece temas que componen la nueva producción, sólo alterando el orden en el cual aparecen en el disco para facilitar las diferentes combinaciones instrumentales y de climas sonoros. En vivo, las canciones de Voy A Encenderme cobran una vida particular, salen hacia afuera como en esos libros que leíamos de chicos, cuyas ilustraciones tomaban movimiento y volumen cuando abríamos las páginas. Los sonidos precisos y cuidados producidos en tantos meses de trabajo, parecen retroalimentarse al tomar contacto con la energía del público.

 

Una vez repasadas las texturas y emociones que trae el flamante disco, aparecieron las canciones que desataron el baile y el pogo contenido entre les presentes, incluyendo una versión XL de Niña Rasta para que salten hasta los esqueletos, la fuerza telúrica de Cóndor y Famatina, la entrañable nostalgia de Dónde Ha De Terminar, ese cumbión irresistible que es Pido Que Vuelvas con la calidez vocal de la vitoreada Negra Marta Rodríguez, y un final para el lucimiento de la delantera integrada por Pepone, Paio y el Gordo Martín Ellena con Vuele.

Quedaron como apostillas de la noche, dignas de destacar, el canto popular y espontáneo del hit MMLPQTP por parte del público antes del comienzo del show, los niños y niñas bailando en la pista o pogueando en los hombros de sus padres, la banca que le dedicaron los TOCH a la lucha estudiantil por una educación pública y gratuita (pese a que los forzó a tener que cambiar de lugar y fecha para le presentación del disco), el reclamo por frenar la devastación ambiental antes de interpretar Famatina, el llamado a todas las personas involucradas en el show para un multitudinario saludo final que ocupó todo el ancho del escenario. Y claro, la felicidad de todas las personas que nos quedamos por ahí, en el hall, en la vereda, charlando, como no queriendo que ese momento acabe. Pero nada dura para siempre, y hubo que emprender el regreso a casa. Por suerte, tenemos el abrigo de la música.

CONTENIDOS AUDIOVISUALES Y WEB

contenidos@elsotanorock.com

COMERCIAL

comercial@elsotanorock.com

MATERIAL DISCOGRÁFICO Y RADIO

radio@elsotanorock.com

CONTACTO

facebook.com/elsotanorock

INSTITUCIONAL

institucional@elsotanorock.com

PRENSA

prensa@elsotanorock.com

EL SOTANO ROCK. Sitio web oficial

www.elsotanorock.com

CONTACTO: radio@elsotanorock.com

COMERCIAL: comercial@elsotanorock.com

Todos los derechos reservados.

Sitio web diseñado y producido por buho diseño.

owldiseño.com

CONTACTO: +54 351 (15)8040066

CORDOBA - ARGENTINA

Fotografia general: Mati Vercelli Foto

facebook.com/matiasvercelli

flickr.com/photos/suenoslucidos