elsótanorock

CULTURA INDEPENDIENTE

Submitting Form...

The server encountered an error.

Form received.

SUSCRIBITE

¿Será que Los Antiguos vienen una vez al año para evitar competir contra sí mismos en la categoría “show metalero del año”? Esa fue la pregunta que nos quedó rondando por la cabeza una vez que los cesaron los estruendos desde el escenario y los niveles de adrenalina comenzaron a bajar.

 

Pero claro, antes de llegar a semejante hipótesis hubo toda una sucesión de eventos que pasaremos a narrar. A lo mejor, al llegar al final de esta crónica, concuerden con nosotros.

 

La cita era temprano. Quizás, demasiado temprano para lo que se acostumbra de un show de géneros pesados. Al llegar, un racimo de cuerpos vestidos de riguroso negro y jean aguardaban en la entrada. Entramos y casi como para matar el tiempo, empezamos a ver el desfile de caras (algunas conocidas, otras anónimas) cruzar el umbral y empezar a disponerse en modo recital.

 

La excusa que trae a la banda de los barbudos de nuevo por la Docta (además de su casi rigurosa visita anual) es la presentación de Oro Para las Naves, su reciente disco editado este año, y permítanme decirlo, con uno de los mejores packaging que he podido apreciar en todos estos años de rock. En estas épocas de escucha digital y de discos-objeto, que el último de tu banda sea un OVNI con luces que se encienden y todo, suma muchos puntos.

Como en ocasiones anteriores, a los visitantes los acompañan los locales de GTX. Segundos antes de que comiencen su actuación, un querido amigo me dice “no sabés lo que está el disco que están grabando”. Los niveles de predisposición que ya de por sí estaban altos, aumentan. Y la advertencia, como buen consejo de amigo, es muy certera. La banda presenta varias de esas nuevas canciones, donde parecen haberle agregado una cuota extra de gravedad y de groove a su sonido, ya de por sí muy poderoso, y los GTX son así una banda más flexible.

 

Quizás a alguien que esté leyendo estas líneas y que no esté versado en las lides del metal, pueda resultarle incomprensible que a una banda del género le quepa el mote de “flexible”. Pues sepa, querido lector, querida lectora, que en sus 50 años de historia el heavy metal es uno de los estilos musicales que más ramificaciones, sub-géneros y fusiones ha generado. Como muestra de este “amplio espectro” bien puede usarse la tremenda performance de su cantante, capaz de los gruñidos más cavernosos, así como de los alaridos más agudos à la Halford sin perder en ningún momento el control. La banda suena ajustada, potente, y hasta se dan el lujo de invitar al escenario al responsable -como productor- de ese disco que ya estamos esperando: ese animal de las frecuencias graves llamado Seba Tevez se cuelga el bajo para volarnos la peluca en un par de temas. La actuación se cierra con un puñado de canciones más donde el bajista original vuelve para corroborar que él tampoco se queda atrás.

 

Cuando al principio de la nota hablamos de uno de los shows del año, lo hacemos concibiéndolo como un todo. En ese todo, claramente una parte importante fue esta gran actuación de los GTX.

No pasa demasiado tiempo hasta que nuestros amigos de voluptuosa capilaridad facial toman el escenario. Sin demasiada pompa ni prolegómenos, arremeten con algo que resulta ya costumbre para arrancar sus recitales: el tema instrumental que abre su nuevo disco, seguido casi en forma de enganchado de la primera canción propiamente dicha de la citada placa. Oro Para las Naves es un disco que parece tener un eje conceptual que lo recorre: un retrato descarnado de la miseria creciente que nos rodea, y al mismo tiempo una condena sin cuartel a los responsables de generarla. Estas letras -que son palpables, que duelen- no sólo logran un maridaje casi perfecto con la furia instrumental desatada en cada tema, sino que logran que se las cante con más furia. No sólo abajo del escenario, sino también arriba.

 

Lo cual nos da el pie para hablar de la performance de la banda. El Pato Larralde, a cargo de las voces, da la impresión de dejar la garganta en cada tema. Por momentos canta, por momentos habla, por momentos ruge como si se tratase de un león de melena blanca. Los violeros ejecutan los pasajes de las clásicas guitarras gemelas del metal como si de verdaderos siameses se tratase, y se reparten los punteos como para que nadie se quede sin lucirse. La base es granítica, firme, pero con rebote e inventiva. Los riffs atronadores llueven uno tras otro, como las piñas de un boxeador que tiene contra las cuerdas a su rival.

Pese a la rabia de las canciones, el clima bajo las luces del escenario es de sincera amistad y de pleno disfrute. Uno puede apreciar que no se trata (como en algunas ocasiones me ha tocado observar de otras bandas) de un conjunto de personas ejecutando canciones en modo automático. Las canciones son disfrutadas, se repiten las escenas de complicidad entre los músicos. Incluso el Pato ejecuta en dos ocasiones el arte de la zambullida escénica, esa demonstración de confianza total en su público. Claro, todo esto genera una simbiosis entre banda y público que hace que todo sea más disfrutable.

 

Durante su set, Los Antiguos recorren por completo su álbum más reciente intercalando canciones de sus dos obras anteriores, y así como en el arranque, también cumplen con otro hábito que repiten en sus discos: el dejar los temas más gancheros, los más coreables, para el final. No hay bises, no hay amague de irse al camarín para después volver: acá es todo palo y a la bolsa. Pese a eso, al terminar el show, no hay pedidos ni reproches. La gente sabe que la banda dio todo lo que tenía para dar, y nos vamos sabiendo que, aunque la noche es joven, podemos estar mucho más que satisfechos. Acabamos de ser partícipes de uno de los shows del 2019.

CONTENIDOS AUDIOVISUALES Y WEB

contenidos@elsotanorock.com

COMERCIAL

comercial@elsotanorock.com

MATERIAL DISCOGRÁFICO Y RADIO

radio@elsotanorock.com

CONTACTO

facebook.com/elsotanorock

INSTITUCIONAL

institucional@elsotanorock.com

PRENSA

prensa@elsotanorock.com

EL SOTANO ROCK. Sitio web oficial

www.elsotanorock.com

CONTACTO: radio@elsotanorock.com

COMERCIAL: comercial@elsotanorock.com

Todos los derechos reservados.

Sitio web diseñado y producido por buho diseño.

owldiseño.com

CONTACTO: +54 351 (15)8040066

CORDOBA - ARGENTINA

Fotografia general: Mati Vercelli Foto

facebook.com/matiasvercelli

flickr.com/photos/suenoslucidos